Responsabilidad con los/as otros/as y con el contexto

Por Natalia Palomo

“No se consigue nunca lo posible si no se intenta lo imposible una y otra vez”, dijo Max Weber (1919). Esta cita surge de una conferencia nominada “La política como vocación” donde describe las cualidades que debe poseer aquella persona que ha de dedicar su vida a la política, a saber, pasión, mesura y responsabilidad. La ética de la responsabilidad ha de primar en sus decisiones.

Estas cualidades no están ajenas a la tarea docente. Aquella persona que ha de poner su vida al servicio de otros, como los/as docentes que ponen su cuerpo, su voz, y quizás su alma, conlleva en si la pasión por lo que hace y esa capacidad de trasmitirla, la mesura que le hacen conocer los límites y no perder la calma. Y, sobre todo, la responsabilidad que dicho rol lleva consigo, responsabilidad con el otro y con el contexto.

Responsabilidad con el otro, ese otro que en su rol de estudiante es un sujeto de derecho, un sujeto que tiene el derecho a ingresar, permanecer y graduarse de la universidad pública y de calidad. Eduardo Rinesi (2014) señala que la tarea de los/as docentes no es sencilla porque tiene que ser capaz de comprender y aprehender la igualdad de los/as estudiantes a pesar de la desigualdad. Desigualdad en tanto todos vienen de contextos sociales diferentes, pero iguales en tanto todos pueden aprehender y recibir una educación de calidad, destinada anteriormente para las elites.

En virtud de la responsabilidad con el contexto, estamos mediados por un tiempo y un lugar determinado y no podemos deshacernos de nuestra biografía. Ser docente y graduada de una universidad del conurbano, ser primera generación, nos orienta a observar la lucha por ocupar espacios en la sociedad vedados para los de abajo y asimismo comprender que esa misma lucha la llevan a cabo muchos/as estudiantes que día a día transitan nuestras aulas.

El paso por la universidad no es en vano, no solo forma profesionales. Interpela al sujeto en su identidad y la modifica, y el docente no está ajeno a esta situación. La interacción con cada grupo es diferente y lo obliga a rever todo el tiempo la forma de relacionarse, de planificar, dictar y evaluar el contenido de una clase.

No obstante, el rol docente resignificado a partir de la concepción de la inclusión en perspectiva de derecho debe ser acompañado de políticas públicas por parte del Estado. Los/as docentes deben considerar a los/as estudiantes como semejantes en el territorio de lo social y lo político. Aunque para que esos/as otros/as puedan vivir como semejantes, no alcanza con la educación, eso implica políticas que no son de la órbita de la educación (Frigerio 2018).

Aun siendo un grano de arena aquello que puede aportar la docencia universitaria durante la trayectoria de ese/a profesional en potencia, la responsabilidad con los/as otros/as y con el contexto es aquello que tiene que estar presente al momento de desarrollar su tarea educativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s