Solo disco, disco music (disco, baby, disco)

Por Cristian Secul Giusti 

La llamada Música Disco puede convertir un velorio en festejo o una noche triste en plena algarabía. No hay con qué darle. Es imposible no mover la patita, la cadera, las manos, la cabeza o lo que tengamos a mano. Es un ritmo que invita al baile y a la liberación, al son de las trompetas, los coros, los bajos movedizos y las cuerdas suaves, rápidas y punzantes del funk. 

Tras su irrupción en la segunda mitad de los 70, la Música Disco generó una ligazón inmediata entre la industria cultural, la música bailable y la celebración del cuerpo. De esta manera, la radio reventó los parlantes y los boliches se llenaron de sonidos funk: de Chic y KC and The Sunshine Band a Village People, Sister Sledge y Kool and The Gang, pasando por Donna Summer, Diana Ross, Gloria Gaynor y, claro está, los reconfigurados Bee Gees. Estos últimos le pusieron música y atmósfera al film Fiebre de sábado por la noche (estrenado el 20 de julio de 1978) y se convirtieron en estrellas instantáneas tras la publicación del disco Saturday Night Fever

De esta manera, el espacio de la discoteca se convirtió en el lugar de encuentros y transformaciones. Y por esta potencia, las canciones de Música Disco aún resuenan en las radios, se comparten por mp3, integran las listas de Spotify y están muy presentes en videos de YouTube. Algunas de esas agrupaciones célebres estuvieron en nuestro país. En este breve Newsletter les voy a hablar de cinco casos puntuales: Earth, Wind & Fire (1980); Kool and the Gang (1998), Bee Gees (1998), Village People (2010) y Nile Rodgers (2017).

Tierra, viento y aire

Earth, Wind & Fire (EWF) tocó por primera vez en la Argentina hace, exactamente, 40 años. Realizaron dos shows en el Luna Park, agotaron las entradas y recibieron la atención de los rockeros de la época (bastante distantes del “pop” bailable y festivo). La revista Pelo cubrió los conciertos (en un contexto dictatorial de dólar todavía bajo y presentaciones bastante sucesivas de artistas internacionales) y destacó la presentación del grupo capitaneado por Maurice White. 

“La música de E,W&F es totalmente festiva y desde los primeros temas el show se transformó en una ceremonia física”, dijo el medio. Y a modo de justificación, agregó que la banda se encontraba en las filas del rock y mostraba una voluntad de espectáculo, con un interés por entregar todo en el escenario: “El público local ya no se deslumbra con ‘brillos’ y quiere ver y escuchar auténticas estrellas (…) El grupo fue una máquina arrolladora”. 

La gira breve

Hacia el final de 1980, los Village People visitaron Argentina para presentar el film Can’t Stop the Music, dirigida por Nancy Walker. Fue una recorrida fugaz que llamó la atención de algunos periodistas (la revista Pelo calificó todo de “bochorno”) y potenció la venta de sus álbumes y la rotación de las canciones “YMCA”, “In The Navy”, “Macho Man” y “Can’t Stop the Music”. Según contó la revista Humor, el actor y conductor de televisión Tato Bores decidió llevarlos a su programa “Tato vs Tato” (Canal 13) porque solía finalizar las emisiones con algunos temas del grupo. Sin embargo, nada de eso sucedió. Los músicos se negaron, Tato se enojó y los productores pilotearon la situación como pudieron: Village People apareció en un programa de domingo al mediodía, producido por Hugo Moser. 

Durante el tour latinoamericano de la agrupación norteamericana, el periodismo amarillista hizo hincapié en la vestimenta de los integrantes, en su forma de bailar, de cantar, de hablar y su orientación sexual. La revista Flash, de hecho, puso la noticia en la portada: “‘Village People’: el grupo musical de los homosexuales”. Y en el interior de la nota, agregó: “Pasó por Buenos Aires el grupo ‘Village People’, líder del movimiento homosexual”. Humor, por su parte, también los nombró en tapa y escribió: “Village People: los corrieron de atrás” (https://sites.google.com/site/villagepeop/home).

La celebración

“Celebration”, “Ladies Night” o “Fresh” son los grandes hits de Kool and the Gang, el grupo liderado por J. T. Taylor que arribó por primera vez a la Argentina en 1998, a casi 20 años de su consagración mundial. “No somos una banda de boliche”, repetía el cantante por aquellos años a modo de defensa y de revalorización de la importancia musical de una de las bandas insignes de la Música Disco. 

“Todo vuelve, y ahora que es tan cool la reivindicación de los ‘70”, publicó Página/12, a propósito del show del grupo estadounidense. Efectivamente, la nostalgia le ganó a todo y tocaron en un Obras Sanitarias repleto (más que caluroso). El evento fue transmitido, días después, por el canal de cable I-Sat, e incluyó un reportaje posterior. “Va a ser difícil que aparezca otra ‘Celebration’”, le contó el bajista Robert Kool Bell al periodista Gustavo Luteral. Taylor asintió y remarcó que alguna vez, antes de que se conociera mundialmente la canción, le dijeron que iban a tocar esa canción durante toda su vida. Así es. 

El gran falsete

En 1998, los  Bee Gees pisaron suelo argentino por primera vez. La banda más importante y exitosa de la Música Disco (que, a la vez, trascendió el género por historia y persistencia) tocó en el estadio de Boca Juniors. Sonaron todos los clásicos de la película de Travolta y de la generación bailable de finales de los 70. Los hermanos Barry, Maurice y Robin Gibb se quedaron varios días en Argentina, le dieron la exclusiva a Telefe y se sentaron en el living televisivo de Susana Giménez. 

“Agotaron todas las entradas”, dijo la conductora. “¿Cuánta gente entra en boca?”, preguntó a sus productores. “Vamos, alguien tiene que saberlo”, contestó Maurice. “60 mil”, lanzó alguien fuera de cámara. “Sí, tenemos muchos fans en Argentina y sabemos que cada vez hay más, por eso venimos”, acotó, nuevamente, Maurice. Segundos después, Susana pegó un alarido y remarcó: “¡Son mellizos! Me había olvidado de eso”. Maurice y Robin asintieron con la cabeza. Barry miró sin saber qué hacer. Todo muy 90, pero con fuerte revival setentoso. 

Get Lucky, che

Nile Rodgers (fundador de la banda Chic y glorioso productor de pop-rock mundial) sabe muy bien de qué se trata esto. Y dio muestras de eso en el show que dio en la Argentina de 2017. Solo su presencia bastó para generar la fraternidad típica de la música bailable, con aires lejanos de gospel y fuerte presencia de éxtasis. A partir de ahí, todo fue por los carriles esperables y deseados: arenga, baile, grito, voz cálida, inglés pausado y sonrisas profundas. 

Su presencia sirvió para dejar en claro que su historia de la Música Disco está viva y que él tiene muchas ganas de demostrarlo. Por eso, sacó a la luz una vez más sus máximos hits con Chic (“Good Times”, “Le Freak”, “I Want Your Love”) y también colaboraciones (“Get Lucky” de Daft Punk) o perlas producidas para otrxs (desde “Like a Virgin” de Madonna hasta “Let’s Dance de David Bowie o “Notorious” de Duran Duran). Su disponibilidad estuvo más que presente. y no anduvo con vueltas: ¿Querían disco? Tomen. “La vida es bastante corta y hay que vivirla”, supongo que nos dijo en aquel show. “Hay que salir del agujero interior”, quizás agregó. Freak out and We are family, che. 




Entrevista a Bee Gees. Programa de Susana Giménez, en Telefe (1998). Recopilación de  Marco Aurélio Giustino: https://www.youtube.com/watch?v=Kp5cLdNTn64

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s