“Los sonámbulos”: el despertar de la Argentina

Por Rocío Céspedes[1]

“Los sonámbulos” es la película seleccionada para representar a la Argentina en la premiación de los Oscars del 2021. El largometraje, cuya dirección, producción y guiones tuvieron a cargo de Paula Hernández y Tarea Fina, está protagonizado por Érica Rivas (quién encarna el personaje de Luisa) y figuras tales como Marilú Marini, Daniel Hendler, Luis Ziembrowskiy la revelación argentina Ornella D’Elía (interpreta el personaje de Ana).

Paula Hernández, con filmes tales como “Las siamesas”, “Un amor”, “Lluvia”, entre otros; logra representar y retomar en esta oportunidad, temáticas que nos atraviesan como sociedad. En cada toma, en cada escena, nos repreguntamos cuestiones relacionadas con la familia y el rol que ocupa cada uno en ella, el abuso sexual intrafamiliar, la mujer reducida a ser “madre” y “esposa” y esas ansias de la protagonista de escaparse de ese “fin de año en familia”.

¿De qué trata la peli?

En una madrugada antes de pasar las fiestas con la familia, un primer plano de Rivas da comienzo al filme, al despertarse por unos ruidos provenientes de las afueras de la habitación de ella y su marido Ziembrowski. Sorprendida por el correr del agua de la ducha y la ausencia de alguien tomándose un baño, encuentra a su hija de 14 parada frente al ascensor. Sonámbula y desnuda, es recogida por su madre y llevada devuelta a su cama.

“Una mujer y su hija de 14 años, sonámbula, en pleno despertar. Un matrimonio en los bordes de una crisis silenciada. Una familia ritualista, matriarcal y endogámica. Abuela, hermanos, primos. Un nuevo verano, sudor, alcohol, tradiciones. Cuerpos desnudos, cuerpos que cambian y las miradas sobre esos cuerpos nacientes. Un nuevo festejo de fin de año en la vieja casona histórica familiar es la encerrona para que los sonámbulos finalmente despierten” plantea la sinopsis de la película desde Filmaffinity.

Con una duración de 107 minutos, y disponible para que se vea en Cablevisión Flow, la musicalización de la peli está en manos de Pedro Oneto (quien utiliza artistas argentinos para transmitir el descontrol adolescente e independización “Púrpura” de Wos). La fotografía de Iván Gerasinchuk nos ambientan a esos días entre el 25 y 31 de diciembre, donde el sol pega de lleno y nos broncea mientras almorzamos lo del día anterior. Así también, la “casona” (que se podría contar como personajes del filme) y sus pasillos fríos nos hace olvidar de los 40 grados que hace afuera. Como si hay un mundo, dos estaciones, entre la gran casa y el exterior caluroso.

En colaboración con Oriental Films e INCAA (y ojo de Hernández), Rivas logra retratar el rol de la mujer en la familia: como madre, protectora de su hija (temerosa a los peligros que la rodean) y salvadora de un matrimonio que va cuesta abajo, pero hace lo posible para no hacerlo. Las miradas entre ella y suegra (interpretado por Marilú Marini) hablan de control, delicadeza y esfuerzo por querer comunicarse con Ana (su hija). De esta manera, confeccionan el personaje de Luisa y exponen también el rol de revelación para Ornella D’Elia, quien empezó su carrera actoral a los 12 años y dio vida al personaje de Ana.

La presencia de la mujer en el cine argentino

En primer lugar, la directora Hernández, ganadora de los Premios Cóndor y del Sur como mejor trabajo de dirección en Los Sonámbulos, es la segunda mujer cuyo film es elegido para representar a Argentina, en la categoría Mejor Película Internacional en los Oscars (la primera fue Maria Luisa Bemberg, con la obra “Camila” en 1984). En 1974, la Academia seleccionó a la llamada “La Tregua” por Sergio Renán, luego “Camila”, más tarde “La Historia Oficial” de Luis Puenzo, años después a “Tango, no me dejes nunca” por Carlos Saura, “El hijo de la novia” y “El secreto de sus ojos” por Juan José Campanella y, por último, “Relatos Salvajes” de Damián Szifron. A lo largo de 6 décadas, solo 7 películas argentinas fueron nominadas con y 2 lograron el triunfo.

En un mundillo donde el sexo masculino predomina en las taquillas, registros realizados por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA)informaron sobre la situación de la mujer en la industria audiovisual argentina. Entre los datos concluidos en cuanto a los puestos de trabajo por género, se destacó que un 61,76% de hombres producen largometrajes y solo el 38,24% restante es ocupado por mujeres.

Este resultado, contradice al punto que detalla la ENERC (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica) donde de un total de 265 alumnos y alumnas de la sede central de la escuela, 167 son mujeres y 98 son hombres. Mostrando, de esta manera, que, si bien predomina el sexo femenino en las aulas, el acceso a un puesto laboral es desigual.

Pero esta desigualdad no solo ocurre en el ámbito audiovisual, sino que también se nota en los puestos laborales en general y en los promedios salariales. Según un análisis realizado por el centro de estudios ATENEA, en base a la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC, las mujeres cobran promedios salariales que están 25 puntos porcentuales debajo del promedio salarial de los hombres.

Hollywood y yanquilandia. El rol de las películas de habla no inglesa

La terna “Mejor película internacional” ha sido el único acceso, no solo de Argentina sino de aquellos países de habla no inglesa. Esta categoría está destinada a aquel largometraje producido fuera de los Estados Unidos, cuyo guion no predomine el idioma inglés. Esta sección fue promovida por el actor y miembro de la Academia en 1929 Jean Hersholt, bajo el discurso de unión entre Estados Unidos y los demás países. “Un premio internacional, administrado apropiada y cuidadosamente, promovería una relación más estrecha entre el cine estadounidense y los de otros países” dijo en su momento.

La carrera del cine latinoamericano por la “conquista” de los galardones estadounidenses se ha vuelto una tarea difícil. No obstante, se podía ver (antes de la pandemia y el aislamiento social preventivo y obligatorio) la gran presencia de las películas de habla inglesa en las carteleras de los cines argentinos y la cantidad de espectadores que las miran. En un informe con el nombre “Estrenos de cine por país de origen de la película” en la Ciudad de Buenos Aires en 2019, 127 películas son de origen estadounidenses y 213 de origen nacional; de un total de 433 largometrajes. Las fuentes que tomó el gobierno de la ciudad fue la Dirección General de Estadística y Censos sobre la base de datos del INCAA.

En el año anterior, también estaba como segundo puesto Estados Unidos, como presencia cinematográfica; pero, en el 2015, de un total de 409 estrenos de cine: 150 fueron argentinas, pero 154 fueron de Estados Unidos. Marcando una diferencia de 4 películas entre ambos países y mostrando la gran influencia cinematográfica estadounidense en la sociedad argentina.

La familia como institución: ¿qué rol ocupa la mujer?

Pasar las fiestas en familia es una de las tradiciones más comunes, no solo en Argentina, sino también en el mundo entero. La transpiración y el sofoco con el calor, el sabor al vitel toné y los reclamos de la abuela porque nunca la vamos a visitar decoran y forman parte de las navidades y fines de año argentinas. La primera escena de la película se puede apreciar la sensación de la protagonista, caracterizada por el caos, el humo de la parrilla, niños corriendo y la necesidad de tener el control.

El matrimonio, considerada como una institución, marca los roles que posee el hombre y la mujer en él. Luisa, empleada de la editorial de su marido, representa la dependencia que tiene de su marido. Mientras tanto, el esposo, consciente de aquello, hace lo posible e imposible para controlar a “su mujer”; quejándose y cuestionando a Luisa su vuelta a la escritura.

En el discurso machista, la mujer, debido a sus determinadas características biológicas -las cuales son consideradas atributos-, es vista como una persona débil y de menor capacidad intelectual. Desde la antigüedad hasta en algunos discursos actuales, el sexo femenino es reducido a su función reproductiva y a lo privado, es decir, a los quehaceres del hogar; dejando de lado la construcción social, histórica y cultural de sus identidades.

Sin embargo, este discurso fue también naturalizado por las mismas mujeres; provocando desigualdad dentro de este género. Asimismo, el varón se ha asegurado de ser percibido como supremo ante la mujer. Donde su fuerza física, y al percibidas como objetos sexuales a su disposición, provoca una relación de dependencia. La mujer, para el patriarcado, es mercancía.

Asimismo, en un discurso donde la verdad de la mujer es masculina, aquellas mujeres “buenas” son las asociadas a ser madres, esposas, vírgenes y sumisas. Toda mujer que irrumpa estas características impuestas por el género masculino, son reprimidas. Lo que no representa “pureza” es tratado como algo maligno, “no es ser mujer”.

Sobre la violencia y el abuso sexual contra niñxs y adolescentes (NNyA) en Argentina (y en cuarentena)

En un ambiente festivo y familiar es inimaginable pensar en violencia y abuso de un mayor a una menor de edad, sin embargo, indicios que nos da la directora lo convierten en un posible desenlace. Entre primos, y con la confianza de los parientes a dejarlos solos acampando en el medio del bosque, se convirtió en un escenario perfecto para el victimario del abuso.

Según la OMS, en la parte de los registros de UNICEF “Mitos y realidades sobre el abuso sexual contra NNyA”, 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declararon haber sufrido abusos sexuales en la infancia. También, caracterizaron a los agresores como empleadores de tácticas de persuasión y manipulación, juegos, engaños, amenazas y distintas formas de coerción para involucrar a los NNyA y mantener su silencio.

“El abuso sexual intrafamiliar, está considerado uno de los delitos más traumáticos para las víctimas, puesto que, a la violencia de hecho en sí, se agrega el carácter sorpresivo e inesperado de los acontecimientos” dijo la psicóloga clínica Sonia Vaccaro, experta en violencia basada en el género, en el medio Tribuna Feminista.

Entre los períodos 2018-2019, UNICEF realizó una encuesta denominada “Las víctimas contra las violencias” donde se encuestaron a 2986 personas. En una de sus secciones, bajo el nombre de “lugares donde se produjo el hecho de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes”, mostró que un 46% se localiza en los hogares de las propias víctimas. Asimismo, un 5% en la casa de un familiar de la víctima.

En este contexto de cuarentena, ahora de distanciamiento social y preventivo obligatorio, los casos de violencia intrafamiliar y/o sexual contra niños y niñas aumentaron un 23% durante este período de pandemia. Este porcentaje fue presentado por el Ministerio de Justicia el miércoles 2 de septiembre sobre la base de los llamados recibidos a la línea telefónica 137 para denunciar estos delitos. Detalló un crecimiento del 28% en violencia familiar y de 13% en violencia sexual.

Parafraseando a las autoridades del ministerio, vinculan este incremento a la falta de contacto y vinculación con sus padres y adultos de referencia (familiares, docentes, médicos). Esto produce que los propios niños y niñas no pidan ayuda y, así, intervengan las personas cercanas y requerir la asistencia del Estado.

Concluyendo, la película de Hernández nos lleva a reflexionar más allá de la obra debido a la presencia de temáticas que atraviesan el mundo y la sociedad argentina. Agregando, el hecho de que sea “la elegida” para conquistar al galardón de oro yanqui, nos cuestiona el rol que ocupa la mujer en la industria cinematográfica. Y no solo eso, sino cuál ha sido la participación latinoamericana y argentina en Hollywood y la influencia que éste posee sobre nuestro territorio. Significa despertar del sonambulismo que, no solo se desarrolla en el largometraje, sino también en la población argentina.


[1] Estudiante de comunicación social (UNLP).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s